Posts

  • Luis Alberto Battaglia es el autor del prólogo del libro a punto de ser presentado

Argentina es el país que más confisca de las ganancias de las empresas: 35%

Estimado papa Francisco:
El ser humano ha venido mejorando las herramientas para producir más y mejor, pero ese proceso fue degradando su condición humana.
Para recuperarla a pleno, necesitamos nuevas relaciones laborales.

Las actuales relaciones laborales abaten a los esforzados y envalentonan a los indolentes y eso ha sido letal para las economías actuales.  Pero hay una forma de duplicar la rentabilidad de todas las empresas y que su personal prospere como nunca antes! Que empleadores y empleados remen para el mismo lado!
Todo comenzó a mediados del siglo XX cuando empleadores y empleados vivían un conflicto a muerte. Se disputaban la hija de ambos: la ganancia de las empresas!
Fue entonces que para resolver el tema y para además quitarles protagonismo a las ideologías políticas que embanderaban a ambos lados (el capitalismo y el socialismo) apareció la tercera postura: La doctrina social de la iglesia.
¿Y cómo logró ambos propósitos?:
Partió la criatura en disputa, y se quedó con la parte de los empleados para que la administrara el Estado!
Desde ese momento los asalariados dejaron de luchar por sus acreencias confiados en que el Estado actuaría solidariamente con su dinero.

Por eso inventaron eso de los “derechos humanos” para que ningún gobernante de turno pudiera aprovecharse de la fragilidad en que habían quedado los trabajadores!
Porque se les siguió remunerando por lo que necesitaban y no por lo que hacían.
Y eso resultó altamente desalentador y ahí comienza la degradación de todo el sistema económico social!
Por ello, y para aprovechar lo logrado por la doctrina social de la iglesia, es necesario dar el siguiente paso: La Cuarta Postura.
Y el único que puede lograrlo es el papa porque la mayoría de la sociedad lo considera el único capaz de reformas laborales y tributarias sin que se desestabilice el gobierno. Incluso puede administrar el nuevo sistema
Hay que interpretar cabalmente las enseñanzas de los evangelios económicos como la parábola de los talentos!
Toda empresa está constituida por capital y personal y para generar ganancias necesita el concurso de ambos, proporcionalmente a sus respectivos costos. Si la empresa es puro capital, es éste el mayor responsable en las ganancias, y viceversa. Por lo general, el capital tiene un costo anual (incluyendo interés, amortización, mantenimiento, seguros e impuestos) que duplica al costo anual de su personal (incluyendo cargas sociales).
Eso implica que las dos terceras partes de las ganancias conseguidas corresponden al capital puesto en juego. El resto es propiedad exclusiva de su personal. Entonces, la Administración de Impuestos no debe considerar que lo que se tributa por ganancias (que es precisamente un tercio de las ganancias) sea un tributo del empresario sino un tributo no autorizado del personal de la empresa. Lo que retiene el Estado es un tributo de los empleados de esa empresa, no de su empleador porque es el dinero con que la empresa contaba para participarle ganancias a su personal, como lo consagra la Constitución Nacional. Entonces el Estado no debe asignarlo a Rentas Generales. Lo recaudado debe ser transferido anualmente al personal propio y de terceros de esa empresa, en un acto de estricta justicia.
El 5% de lo que se pague como participación en las ganancias será para el sindicato correspondiente.
Y lo que cobre cada empleado será tomado a cuenta de su futura indemnización, con lo cual se potenciará su compromiso con la rentabilidad y además aliviará a los empleadores esa obligación tan amenazante.
Obviamente será de adhesión voluntaria para cada empleador y para cada uno de sus empleados.

https://es.scribd.com/doc/14877034/La-Cuarta-Postura

Le saludo con la consideración más distinguida
Ing. Néstor González Loza

Taller literario de Luis Alberto Battaglia tiene los precios más bajos del país, tiene Premio Iberoamericano de Educación al mejor del mundo y es en este momento el taller literario más antiguo y prestigioso del país, tiene contacto directo con la revista literaria más antigua del mundo (Nuevas Letras), con el primer foro y grupo literario existente (Paginantes) y con LA GRAN EDITORIAL LITERARIA DE ARGENTINA (Argenta), ofrece representación literaria gratuita a sus alumnos y está creando la colección más importante del país (Argenta Nuevas Letras Paginantes).
Si escribís o querés escribir, el taller literario de Luis Alberto Battaglia es tu casa. Si no estás en nuestros talleres (Nuevas Letras Paginantes, Paginando Palabras con esencia o Argenta Nuevas Letras) te esperamos… Para que los molinos del Quijote vuelvan a ser gigantes.
Luis Alberto Battaglia, tu amigo el escritor.
Si no escribis y no te interesa escribir, por favor haceselo llegar a todos tus contactos; si alguien te lo hizo llegar por favor haceselo llegar a todos tus contactos; si estas en el taller y recibiste este mensaje es para que POR FAVOR se lo hagas llegar a todos tus contactos.
La litetatura es una lucha dispar, intentos heroicos, poner el alma y que muchas veces te la devuelvan hecha pedazos.
Para que esto deje de ser así, por una mejor literatura para lectores y escritores POR FAVOR difundi este mensaje, difundi y no pares de difundirlo. Estemos juntos, seamos más.

El árbol de conocer y decidir es nuestra máquina de prosperar.
Todos contamos con ella y la sociedad no debe prohibir su uso creyendo que es injusto.

Su fruto es la prosperidad y no debe ser comido porque es la semilla de la Creación.
No debe comerse porque eso implicaría la muerte de la especie humana.

Les voy a contar una historia para que vean de dónde sale el dinero.

Cierto día una pareja humana cualquiera recaló en una isla desierta. Había muchos animales en la isla, pero ninguno prosperó. Ellos en cambio se hicieron su casa y hasta un establecimiento agrícolo ganadero.

Un día decidieron irse de la isla y justo consiguieron otra familia que quería afincarse allí así que vendieron su establecimiento en un millón de dólares.

Ellos, y no Ciccone, eran la fábrica de dinero!

 

Se vinieron a la ciudad y comenzaron con esas ansias locas de ganar más dinero a trabajar en una fábrica. Pensaron “acá es más fácil” Pondremos las máquinas al rojo vivo y generaremos mucho más dinero que en la isla. Así hicieron y cuando llegó fin de mes el empresario les pagó lo que fija el convenio.

Le preguntaron “¿dónde está el dinero que generamos?

El dueño les explicó que al 35% de las ganancias de la empresa, que era precisamente el dinero que ellos habían generado se lo confiscó el Estado.

Se abatieron de tal forma que se la agarraron con el empresario y le hicieron demanda laboral.!

El Estado mató la fábrica del dinero y la gallina de los huevos de oro.

¿No es hora de resolver esa distorsión?